Responsabilidades de los Miembros


Son miembros del Apostolado Católico Hechos son aquellas personas que habiendo tenido una experiencia personal con Jesucristo resucitado y actuante, se sienten motivadas a asistir y participar comprometidamente en un Grupo de Oración o Ministerio Carismático.

De igual manera, pueden ser miembros los sacerdotes, los diáconos, los religiosos y religiosas, estos últimos con el consentimiento de sus superiores y conforme a las normas del derecho propio 

Cada miembro del Apostolado tiene el derecho de ser formados en el espíritu y en todo aquello que mira a la realización de sus fines recibiendo la adecuada atención a sus legítimas pretensiones y participando en todas las actividades convocadas.

Para ser nombrado Servidor es necesario haber realizado, haber participado asiduamente en el grupo como ovejita, no ser conflictivo, poseer un espíritu de comunidad, tener experiencia de los carismas y tener una vida ordenada, viviendo según su estado de vida en la Gracia de Dios y practicando los Sacramentos.


RESPONSABILIDADES DE LOS MIEMBROS DEL APOSTOLADO


Conocer y formarse en la experiencia trascendente de la vida en el Espíritu y llevar una vida cristiana de acuerdo con los principios de la Iglesia católica y con los fines del Apostolado Católico Hechos.
Asistir habitualmente a los actos programados.
Aceptar, salvo fuerza mayor, los servicios que se le encarguen, y cumplirlos con la mayor fidelidad y eficiencia posible.
Realizar la oración personal y comunitaria.
Centrar su vida en el encuentro con Jesucristo vivo, con una frecuencia de los Sacramentos, especialmente en la Reconciliación y en la Eucaristía.
Estudiar las Sagradas Escrituras, a la luz del Magisterio de la Iglesia.
Evangelizar permanentemente.
Adherirse sostenidamente al Magisterio de la Iglesia.
Servir y colaborar.
Estar al servicio de los hermanos por medio de los carismas, tanto en sus necesidades espirituales como materiales, con una acción preferencial por los más necesitados.
Dirigirse con respeto a los demás miembros del Apostolado
Portar adecuadamente el uniforme.
Buscar siempre una solución bajo la Luz de Cristo ante los problemas humanos que puedan surgir entre los miembros del Apostolado.
Trabajar con entusiasmo.
Llevar a una profunda renovación de vida en relación consigo mismo, con los demás, con toda la creación y con la Santísima Trinidad.
Dar testimonio del encuentro personal con Jesucristo para la edificación y crecimiento de los miembros del Apostolado y de la Iglesia.
Aprender a vivir guiados por el Amor y la Palabra del Señor, siendo dóciles a su Espíritu.
Profundizar nuestra identidad católica y carismática.
Orientar, animar e interceder por los miembros del Apostolado.
Reunirse por lo menos una vez al mes con el equipo Coordinador para orar por el Grupo, preparar y evaluar el mismo.
Aporte mensual adicional a la ofrenda individual para el sostenimiento del Apostolado.
Los nuevos Servidores del Grupo son nombrados por el Equipo Coordinador, previa consulta con los Servidores activos. 
Un servidor miembro puede colaborar con otros movimientos u organizaciones eclesiásticas o puede colaborar en actividades especiales, con previo conocimiento del Equipo de Coordinación.

Pages